La velocidad con la que evoluciona la tecnología actual es impresionante, de tal modo que logra afectar directamente a las personas que estamos en contacto con ella e invariablemente también afecta las prácticas que llevamos a cabo con y a través de la tecnología.
Pero gracias a que el ser humano es adaptable por naturaleza, estos cambios logran penetrar y permanecer el periodo de tiempo que les corresponde y después son fácilmente reemplazados por otros que, igualmente serán aceptados y utilizados por las personas. Y el ciclo se repite. Por ejemplo, en los noventas el diskette era el dispositivo de almacenamiento más popular, después llegaron el CD y el DVD para darle batalla, pasado un tiempo la gran novedad vino con las memorias USB y hoy en día el almacenamiento en la nube parece ser la solución a todos nuestros problemas.
Y debido a que no podemos saber que pasará en el futuro, debemos procurar ser cuidadosos con la forma en que guardamos la información. Respecto de preservar información valiosa para la posteridad a continuación te presentamos algunos consejos para respaldar archivos, los cuales pueden ayudar a que tus datos tengan una vida más duradera.

1. Elije formatos permanentes

Elije formatos permanentes

Existen formatos de archivo permanentes y otros que cambian con cada versión nueva del software, por esta razón, piensa muy bien en qué formato guardarás tus archivos. Procura seleccionar formatos abiertos que sean ampliamente utilizados y leídos por diferentes programas. Por ejemplo, es más probable que los programas lean archivos JPG que archivos RAW de cámara-específica. Otros buenos formatos son PDF, DOCX, MP3, MP4, MOV. Si es posible, también puedes almacenar los mismos archivos en múltiples formatos.

2. Di no al cifrado

El cifrado de archivos es una medida de seguridad super importante cuando se trata de proteger nuestra información. Pero, a pesar de la contradicción, también puede llegar a ser tu peor enemigo. Imagina nada más que te olvidas de la clave de tu gestor de contraseñas o del software que utilizas para cifrar los archivos, en algunos casos, puede ser que nunca más puedas recuperar tu información. Por eso hay que saber qué cifrar y qué no. Por ejemplo, puedes cifrar la información de tu tarjeta de crédito y de algunas contraseñas, pero no hace falta hacerlo con las fotos familiares.

3. Sólo lectura

Configurar archivos como sólo lectura añade una capa de protección extra contra la accidental eliminación o sobrescritura de datos importantes. En Windows hacer esto es muy sencillo, basta con hacer clic derecho sobre la carpeta que contiene los archivos o sobre el archivo mismo y seleccionar Propiedades. Selecciona la casilla de Sólo lectura en los atributos y haz clic en Aplicar para que se abra el cuadro de confirmación, selecciona Aceptar y los cambios serán aplicados.

4. Realiza copias de seguridad

Realiza copias de seguridad

Hacer copias de seguridad debería formar parte de nuestra rutina diaria. Hacerlas con regularidad podría asegurar que estemos preparados ante cualquier emergencia. Y este principio no se aplica solamente a los archivos que tienes almacenados en la PC, sino también a las fotos que tomas con el móvil, libreta de contactos, contraseñas importantes, marcadores o sitios favoritos, correo electrónico, música, etc. Si nunca haz hecho un respaldo de tu información, hoy es un buen día para comenzar.

5. Encuentra el mejor medio

Las unidades ópticas (CD, DVD, Blu-ray, etc.) tienen ventajas convenientes; por ejemplo, son de una sola escritura, lo que significa que no pueden borrar o sobrescribir un archivo accidentalmente; se pueden hacer muchas copias de forma fácil; y tienen cierta probabilidad de sobrevivir a lo largo del tiempo. Sin embargo, se ha demostrado que los M-Discs son mucho más resistentes que los discos ópticos convencionales y, aunque se necesita de una unidad especial para grabarlos, cualquier unidad puede leerlos.

6. Elije un heredero

Heredero, albacea, o como quieras llamarlo, pero si quieres que en el futuro, cuando tú ya no estés, otra persona pueda tener acceso a los archivos que has almacenado, será mejor que dejes algún tipo de testamento para comunicar dicha decisión. Pues, si nadie sabe de tu respaldo de archivos, nadie podrá verlo nunca.