No compres celulares desbloqueados (Libres).

No compres celulares desbloqueados (Libres).

Comprar celulares libres es una pésima idea. O eso piensa un gran porcentaje de la sociedad. Defendiendo la compra de móviles libres por todas las ventajas que suponen: no supone hacer cálculos económicos a largo plazo, una vez comprado te olvidas de pagar en cuotas el equipo, no firmas un contrato de permanencia de hasta 24 meses dependiendo el móvil que adquieras, y en definitiva, no quedas ligado a una compañía y a una tarifa de la que antes o después querrás huir. Pero no lo olvidemos: comprar un móvil libre tiene consecuencias sociales. Serás señalado, se reirán de ti, harán que desees no haberlo hecho.

La ecuación es sencilla: pagar por un móvil libre supone un desembolso inicial fuerte, pero a la larga sale más barato. Podrás elegir la tarifa que desees y pudiendo cambiarla en cualquier momento. Si de repente tus necesidades cambian, puedes adaptar el consumo a ellas. Por ejemplo, pasando de una tarifa con 500 MB de datos a otra con 2 GB, o yéndome a una compañía que te ofrece llamadas por menos el minuto, o portando a una que simplemente te ofrece más. Lo mejor de los móviles libres, es que puedes adaptar tu tarifa a tus necesidades, sin estar atado por muchos meses a una concreta. No hablemos de si repentinamente nuestra economía empeora y necesitamos reducir gastos mensuales: nos sería imposible pagar menos, aunque consumiéramos menos.

¿Qué problema hay entonces? Que muchos de tus conocidos nunca comprenderán que gastes 300, 500 o 600 dólares en un terminal. Aunque les expliques que en los próximos dos años gastarás menos de 800 dólares entre terminal y consumo, mientras que ellos con sus smartphones” que la compañía le regaló, porque es muy listo y amenazó con irse a otra” estarán pagando un consumo irreal cada mes que les hará gastar 1500 o 2000 dólares en el mismo tiempo (Lleve usted el monto a pesos multiplicando por RD$44 y dígame del ahorro en un comentario). Sobre todo, sin opción de cambiar de compañía ni de tarifa, o de pagar menos. Comprar móviles libres, sencillamente, es una opción no contemplada por la gran mayoría de la sociedad. Ahora está la opción del pago a plazos, y no integrado en una tarifa inflada. Pero sigues firmando permanencia y el terminal ni siquiera es libre.
Pero todo esto no importa. Si compras un móvil libre, por mucho que te salgan las cuentas respecto a los que te dicen que no, serás tachado de irresponsable, de derrochador, o directamente de tonto por no atarte a una operadora para ahorrar unos pocos centavos (y acabar pagando el triple). Para ser justos, hay que decir que en algunos casos concretos esta última fórmula sale bien, pero normalmente quien se atreve con una Operadora y se compra un móvil libre, conoce bien el terreno. Por eso, me siento obligado a avisar: no compres un móvil libre. Salvo que quieras ser el centro de las burlas. Si quieres sentirte parte del grupo, firma una tarifa que no necesitas, con un consumo que no se ajusta a tu uso real, y una permanencia de la que te arrepentirás. Y entonces sí, llévate tu smartphone ‘gratis’, verás qué bien hablarán de ti.

Sobre el Autor

ElTecnólogoEM

Técnico en Informática, apasionado y amante de todo lo relacionado con Internet, juegos, consolas, software y las nuevas tecnologías.

Deja un comentario