Microsoft aún no sabe cuanto cobrar por Windows 10

Microsoft aún no sabe cuanto cobrar por Windows 10
Microsoft tiene una ambiciosa meta para Windows 10: llevar el sistema operativo a mil millones de dispositivos para 2018.
Para lograr ese objetivo, la empresa por primera vez permitirá que la mayoría de los usuarios se actualicen a la nueva versión sin cargo alguno por un año después del lanzamiento de Windows 10, programado para fines de este verano. Después de eso, sin embargo, Microsoft no sabe lo que va a cobrar a los clientes para actualizarse — ni cómo entregará actualizaciones en el futuro.
Joe Belfiore, vicepresidente de sistemas operativos de Microsoft, dijo el jueves que la principal preocupación de la compañía es conseguir que el sistema operativo esté en una masa crítica de dispositivos lo más rápido posible.
¿Cómo la gente podrá hacerse de Windows 10 después del primer año? “No lo sé”, dijo Belfiore en un evento de prensa durante Build, la conferencia anual de desarrolladores de Microsoft en esta ciudad.
Si bien Microsoft nunca ha afirmado que no cobraría a los clientes para actualizarse a su última versión del software, los ejecutivos han puesto mayor énfasis en aumentar el alcance del software y no tanto en la fijación de precios.
Los usuarios que se actualicen conseguirán “nuevas características y beneficios durante mucho, mucho tiempo”, dijo Belfiore. Esos complementos incluirán aplicaciones y actualizaciones completas del sistema operativo, agregó.
Microsoft se está embarcando en una gran apuesta con Windows 10: que Windows pueda convertirse en parte integral de todos los dispositivos móviles y cada pieza de software que usamos. Eso es debido a que el sistema operativo puede ejecutar aplicaciones universales desarrolladas para cualquier dispositivo, todas entregadas a través de la nube de Microsoft. Por diseño, el software debería, en teoría, saber exactamente cómo tú deseas utilizarlo.
El resultado es una estrategia muy diferente de cómo el fabricante de software más grande del mundo ofrece y vende sus productos. Para ello, Microsoft ha transformado Windows desde una licencia de software única a un servicio perpetuo. También está asegurándose de que sus aplicaciones puedan vivir en muchos dispositivos diferentes, incluso los que no ejecutan Windows. En última instancia, Microsoft tiene que conseguir que los clientes se apunten a la idea.
“La estrategia de Microsoft va más allá de Windows 10, pero un lanzamiento exitoso y la adopción rápida de usuarios es crucial para crear las bases para la transición del modelo de negocios de Microsoft,” Geoff Blaber, vicepresidente de la región Americas de CCS Insight, escribió en una nota para analistas después del keynote de Microsoft durante Build el miércoles.
La incertidumbre sobre el precio de Windows 10 puede instar a más usuarios de PC actualizarse más pronto que tarde. Sin embargo, también plantea preguntas acerca de los beneficios y las nuevas características que los usuarios pueden esperar cuando paguen por Windows 10. La compañía ha dejado abierta la posibilidad de que los cambios sustanciales del sistema operativo puedan merecer un número distinto o incluso un cambio de nombre, de forma similar a como Apple ha hecho la transición a una ciclo anual de actualizaciones incrementales a su software con nombres llamativos como Mavericks y Yosemite.
La pregunta es si Microsoft cobrará y promocionará tales actualizaciones.
Entonces, ¿cómo operará Windows 10 en el futuro? Será “muy similar al modelo que ves con los teléfonos”, dijo Belfiore.

Sobre el Autor

ElTecnólogoEM

Técnico en Informática, apasionado y amante de todo lo relacionado con Internet, juegos, consolas, software y las nuevas tecnologías.

Deja un comentario