Intentando hackear cuentas de Facebook? #BlogTiNews

Es habitual que los expertos en seguridad (sobre todo los que están más expuestos mediáticamente, o en redes sociales), reciban muchas solicitudes por parte de los usuarios para hacer trabajos poco éticos, en el mejor de los casos, e ilegales en su mayoría.

Chema Alonso es un ejemplo de ello, quien de vez en cuando publica las “perlas” que le envían algunas personas. A los miembros y redes sociales de aquellos con conocimientos avanzados llegan peticiones más que cuestionables: acceder a emails de otras personas, “espiar” conversaciones de WhatsApp… Pero sin duda la que se suele llevar la palma es la solicitud de “hackear” un perfil de Facebook: “Ayúdame a hackear el Facebook de…” por lo general, el objetivo estrella es la pareja.
A pesar de que acceder a cualquier cuenta de otra persona sin permiso es un crimen, son muchas las personas que se se plantean hacerlo – o contratar a otras que sepan cómo.
Los expertos de The Hacker News, publican precisamente sobre esto. Ellos también reciben muchas peticiones de gente que quiere acceder a las cuentas de otras personas en Facebook, Gmail u otras redes.


Dispuestos a pagar… lo que haga falta
Lo más preocupante es que la mayoría parecen dispuestos a pagar por el servicio lo que sea necesario con tal de acceder a la cuenta de Facebook del prójimo.
Y es que el dinero parece que puede comprarlo todo. Precisamente viendo la gran demanda que existe, el mercado ya ha respondido. Surgen páginas web y servicios como Hacker’s List: una web que permite contratar de forma anónima los servicios de expertos de seguridad que se anuncian en ella.
El procedimiento es tan simple como el de cualquier comercio web. Buscas entre los hackers disponibles. Puedes consultar sus tarifas, los servicios que llevan a cabo, incluso valoraciones de otros usuarios…
Lanzada a finales del año pasado, esta web ha recibido más de 500 solicitudes de trabajos de “hacking” en unos meses, y hay casi 3.000 perfiles de expertos disponibles. Los precios de los servicios oscilan entre los 20 a los 5000 dólares, dependiendo de la magnitud del trabajo a realizar.
Muchos de ellos dicen ser hackers éticos. Ya explicaremos la diferencia entre un hacker ético y un cibercriminal, entre un White Hat y un Black Hat… que es tan simple como marcar una línea entre lo legal y profesional y lo ilegal y el delito. 
La propia web cuenta con unos términos y servicios. Sin embargo, ¿quién asegura que los servicios que llevan a cabo son realmente éticos?

No tan anónimo como parece

Según un estudio reciente, muchos de los servicios listados en la web están relacionados con el acceso a cuentas de Facebook, contraseñas de Gmail, leer los chats de WhatsApp o Messenger.
Es decir, solicitudes totalmente fuera de la ley. De hecho, el 23% de los proyectos se relacionan con el acceso a perfiles de Facebook, la mayoría de las veces relacionado con casos de peleas entre parejas y desconfianzas.
Pero hay más, y es que el responsable de la investigación asegura que es muy fácil para los que proveen los servicios saber la identidad de los clientes que solicitan esos trabajos. Todos los usuarios registrados usan pseudónimos, pero hay formas de rastrearlos, por ejemplo: la mayoría de la gente utiliza el mismo nombre de usuario para varios (o todos) los servicios. Al igual que la contraseña. Así que de anónimo, poco.


Sin dejar de tener en mente la ilegalidad de estos actos… ¿estarías dispuesto a solicitar los servicios de un Black Hat?


[Vía: globbsecurity]

Sobre el Autor

ElTecnólogoEM

Técnico en Informática, apasionado y amante de todo lo relacionado con Internet, juegos, consolas, software y las nuevas tecnologías.

Deja un comentario