Ensambla tu propia computadora V: Afinar los componentes. #BlogTiNews

Llegamos a la entrega final de nuestra guía sobre cómo ensamblar tu propio PC. Hemos visto ya cómo elegir los componentes más adecuados en función de nuestro presupuesto. Hemos recorrido los pasos para instalarlos, y hemos llegado incluso a instalar el sistema operativo, pero, ¿funciona a tope de rendimiento?

Esta guía se compone de 5 partes (puedes ver la primera aquí, la segunda aquí, la tercera aquí, y aquí la cuarta. Cada entrega explica un paso concreto en el largo proceso de ensamblar tu propia computadora. Desde los distintos componentes, a cómo comprarlos y cómo combinarlos entre sí para dar lugar a la máquina perfecta, pasando también por procesos como instalar el sistema operativo y ponerlo todo a punto. Eso último es precisamente la parte que hoy nos toca.

Instalar todos los controladores correctamente nos deja con un ordenador funcional, pero eso no siempre implica que estemos exprimiendo al máximo todas sus posibilidades. Los componentes como el procesador, la gráfica o la memoria RAM pueden afinarse para que vayan un poco mejor. Si hemos comprado todos los componentes nuevos y compatibles entre sí, sería raro que suframos de cuellos de botella que ralenticen el tráfico de datos entre ellos.

Por otro lado, tampoco esperes milagros. Afinar los componentes permite que estos funcionen de manera estable y quizá un poco más rápido de lo que lo hacían con los controladores, software y configuración de fábrica, pero una aplicación descargada de Internet no hará, por sí sola, que un Intel Atom se comporte como un Core i7.

Herramientas básicas

Antes de comenzar, necesitarás una serie de herramientas de diagnóstico que te indiquen cómo está funcionando la computadora, porque mirando la placa base no vas a descubrir mucho. Nuestras recomendaciones son:

  • HWMonitor: Se trata de una aplicación muy útil. Nos indica la temperatura y voltaje de los principales componentes del PC, así como la velocidad a la que están funcionando los ventiladores. Si instalaste Linux hay un equivalente llamado Open Hardware Monitor. HWMonitor no es compatible con todos los sistemas. Una posible alternativa multiplataforma es GKrellM, o CPU-Z.
  • Revo Uninstaller: Es probable que en los próximos días vayas a instalar, probar y desinstalar mucho software. A veces las aplicaciones no se desinstalan del todo o dejan restos. Revo permiten eliminar completamente cualquier trazo de una aplicación indeseada, y es especialmente útil contra el bloatware que los fabricantes instalan a veces sin nuestro permiso. Si el bloatware o crapware te genera especial ansiedad, la aplicación que necesitas se llama Decrap. Detecta automáticamente bloatware reconocido y nos lo ofrece en una cómoda lista para su eventual destrucción.
  • SinergySi por casualidad has montado una tarjeta gráfica para utilizarla con varios monitores a la vez, esta aplicación te ayudará a configurarla en Windows o Linux. Una alternativa para Windows es DisplayFusion.
  • Avast: No cometas el error de pensar que estas libre de virus y malware. Hay muchos antivirus en el mercado. Avast y AVG son solo dos de los más populares. Elige el que quieras, pero no lo dejes sin instalar.
  • Speccy¡Rápido! ¡Sin mirar! ¿Cuál es tu modelo exacto de placa base? Si no eres capaz de responder a esta pregunta, Speccy lo hará por ti. Se trata de una aplicación que analiza el equipo y registra con detalle todos los componentes que tiene, incluyendo marca, modelo, velocidad…
Dicho esto, vamos a repasar qué se puede hacer con cada componente:

Procesador

Los procesadores salen de fábrica configurados para funcionar a una velocidad concreta que se mide en gigahertzio (Ghz), pero normalmente pueden ir un poco más rápido. A ese proceso de afinar el chip para subir su velocidad se le denomina overclocking. Por supuesto, todo tiene su lado negativo. Al forzar a un procesador a ir a más velocidad, consume más electricidad y genera más calor. Si vamos a meternos en este mundo conviene que tengamos un disipador que funcione a la perfección. Si nos pasamos, la temperatura podría dañar el chip irremisiblemente. Eso por no mencionar que no todos los procesadores pueden acelerarse. Algunos directamente no lo permiten.


En definitiva, que hacer overclock a un procesador no es tan sencillo como instalar una aplicación, y además tiene sus riesgos. Si pese a todo quieres entrar en ese mundo, aparte de las aplicaciones que señalábamos arriba para monitorizar la temperatura, necesitarás una herramienta que fuerce el sistema al límite con el fin de determinar si todo funciona correctamente y, de haber algún problema, donde está. Prime95LinX, o AIDA64 son solo tres herramientas que sirven para ejecutar estos test de estrés.


Es imposible, por extensión, que expliquemos paso por paso como hacer un overclock a tu procesador. Cada chip precisa de una forma de hacerlo distinta. No es lo mismo, por ejemplo, intentar acelerar un Intel Atom, que un Core i5. El procedimiento, por regla general, se hace a través de la propia BIOS, modificando una característica llamada Multiplicador de CPU o CPU Ratio. Esa cifra, multiplicada por la velocidad base (Base Clock) es la que nos da la velocidad en Gigahertzios. Lo ideal es subir el multiplicador poco a poco, reiniciar y correr un test de estrés para ver si todo resiste. Si no funciona, es probable que tengamos que subir el voltaje, que también está en la BIOS

Gráfica

Optimizar el rendimiento de la gráfica es, afortunadamente, algo más sencillo que haceroverclock al procesador. El proceso es el mismo, primero comprobamos a qué frecuencia, temperatura y voltaje funciona nuestra gráfica. Para ello podemos usar una aplicación como GPU-Z. Después hacemos un benchmark para comprobar el rendimiento. Hay muchas aplicaciones para ello. Heaven es una de ellas.

Cuando ya tengamos esos datos, en lugar de tener que reiniciar y acceder a la BIOS, podemos utilizar alguna aplicación de overclocking de gráficas. MSI Afterburner es una de ellas. Los fabricantes de tarjetas suelen ofrecer algunas soluciones también. De nuevo, acelerar la gráfica es un proceso complejo para el cual recomendamos reservar tiempo e investigar por cuenta propia. Aquí solo podemos explicarles lo más básico del proceso, pero no todo en detalle.

Disco duro

Con el PC recién montado, el disco duro no te dará muchos problemas, pero eso no implica que no debas cuidar de él de cuando en cuando. Más allá de las herramientas de análisis de discos que vienen con el sistema operativo, una buena opción para entornos Windows es WinDirStat.K4DirSat hace las mismas funciones en Linux.

Si no queremos enfrascarnos en largas sesiones de revisión y corrección de errores en el disco duro, dupeGuru es una muy buena opción para localizar y eliminar archivos duplicados. En Linux (aparte de en línea de comandos) hay aplicaciones con interfaz gráfica como FSlint.

Afinar un PC no termina aquí ni mucho menos. Cada componente, desde el monitor, hasta el teclado, el ratón, la memoria RAM, o la impresora es susceptible de ser mejorado mediante diferentes aplicaciones. Si has tenido la suficiente curiosidad como para llegar hasta aquí, estás preparado para investigar lo demás por tu cuenta. El tiempo y esfuerzo invertidos merece completamente la pena.


[Vía: gizmodo.com]

Sobre el Autor

ElTecnólogoEM

Técnico en Informática, apasionado y amante de todo lo relacionado con Internet, juegos, consolas, software y las nuevas tecnologías.

Deja un comentario