Ensambla tu propia computadora III; Monta las piezas y conecta todo

Ya has comprado todo lo necesario para montar tu PC. Has elegido las mejores piezas que puedes permitirte, y te has asegurado que van a ser compatibles entre sí. Llega el mágico momento de abrir los paquetes y tratar de convertir toda esa electrónica en un equipo funcional. Es la hora del bricolaje, y en esta tercera entrega te explicamos cómo hacerlo.
En las entregas anteriores dividimos los PC en 3 categorías de menor a mayor potencia según las necesidades de cada usuario. Llegado este momento esa distinción tiene menos sentido porque la forma de conectar los componentes es, en esencia, la misma. Tan solo habrá algunas diferencias si vuestra tarjeta gráfica ocupa varias ranuras en la placa, pero poco más.
Antes de nada, un consejo previo: relájate y disfruta. Montar un PC no es una tarea tan sencilla como ponerle una funda nueva al móvil, pero no es una misión imposible ni mucho menos. No le tengas miedo a los componentes. No te van a electrocutar y son bastante más resistentes de lo que parecen.

Mira mamá, (casi) sin herramientas

Hace años, montar tu propio PC podía requerir hasta saber soldar componentes de electrónica con un soldador de estaño. Afortunadamente, los componentes son cada vez más fáciles de conectar entre ellos. Es muy probable que prácticamente no necesites ninguna herramienta para ensamblarlo todo, pero nosotros te recomendamos unas muy básicas:

  • Un destornillador Philips de 6mm: Es posible que necesites algún destornillador de otro tamaño, pero el Philips (conocido también como de estrella) de 6 mm es el más importante. Rara es la caja que no lleva algunos tornillos de ese tipo. Conviene que tenga la punta imantada para que no se nos escapen los tornillos en sitios difíciles.
  • Unas pinzas de electrónica: También valen unos alicates pequeños con las pinzas finas y largas. Si además tienen una cobertura de goma mejor que mejor. Puede que no tengas que usarlas, pero te ayudarán a sujetar con firmeza algunos componentes de difícil acceso.
  • Una linterna pequeña: Parece una tontería, pero cuando intentes recuperar ese tornillo que se te caerá bajo la placa base, agradecerás un poco de luz. La propia linterna del smartphone también vale.
  • Bridas: No son imprescindibles, pero sí muy útiles para hacer ovillos con los cables demasiado largos de manera que no enmarañen todo.
  • Teclado y ratón con cable USB: Luego verás por qué.
Si estás montando un equipo con piezas de segunda mano o sobre una caja vieja, es probable que necesites también una brocha plana y una aspiradora de mano para eliminar el polvo acumulado. Un spray de aire como los que se utilizan para limpiar accesorios de fotografía también es muy práctico

Eliminar la estática

Seré sincero. He montado muchos PC en mi vida y jamás he tenido ningún problema derivado de la electricidad estática, sin embargo, no está de más que toméis algunas precauciones básicas. Se supone que a veces, la electricidad estática que se acumula en nuestro propio organismo puede generar una chispa que dañe algún componente. La mejor manera de evitar esto es tocar antes una pieza metálica que esté conectada a tierra, como el frigorífico, la propia caja del PC vacía, o un grifo metálico para descargar. Si estás especialmente sensibilizado con la cuestión, puedes comprar una pulsera antiestática, que es un accesorio con un pequeño cable para conectar a un objeto por el que se disipe la carga.

El espacio de trabajo

Busca un espacio amplio, tranquilo y bien iluminado. Si puedes, despliega una sábana, un mantel o una toalla blancos sobre la mesa en la que vayas a trabajar. Ayudarán a que las piezas pequeñas no reboten al caer y sean más fáciles de localizar sobre la tela blanca. Los gatos y los niños pequeños pueden ser letales para el proceso. Procura que no se acerquen.
Para terminar, asegúrate de que tienes todos los cables antes de empezar. Normalmente, cada componente viene con el cable que necesita para conectarse a la placa, pero no sería la primera vez que tengo que bajar a la tienda de electrónica porque me falta un SATA para el disco duro. Los cables de la caja siempre vienen con ella, y los de alimentación deberían venir conectados a la fuente o por separado si son extraíbles.

Primera parte: procesador, disipador y memoria

Lo fundamental es montarlo todo de manera que los componentes no nos estorben, y la mejor manera es hacerlo de dentro a fuera. Comenzamos montando el procesador sobre la placa base antes de montar esta en la caja. Para ello, basta con aflojar o extraer los anclajes, posar el procesador sobre el zócalo, y volver a apretar el sistema que fija el chip. Posar el chip sobre el zócalo no requiere hacer nada de fuerza. Si no entra, es que no lo has orientado bien. Generalmente solo hay que hacer coincidir las dos esquinas marcadas.
Tras montar el chip, toca comprobar cómo se sujeta el disipador sobre él. Practica antes de aplicar la pasta térmica para estar seguro de cómo hacerlo sin ensuciar nada. Generalmente, los disipadores se sujetan mediante unos pernos de plástico que encajan perfectamente con los agujeros alrededor del zócalo en la placa. A veces requiere ajustar sistemas extensibles del disipador, pero es muy raro.

Cuando ya estés seguro de como va el disipador, aplica la pasta térmica cuidadosamente sobre el chip tratando de que no rebose y fija encima el disipador. Si incluye ventilador, tendrás que conectar una pequeña toma de corriente a la placa para que este se mueva. Suele estar cerca del zócalo del procesador y tiene tres pines que encajan perfectamente.
Cuando tengas el procesador y su disipador montados, puedes dejar también montada la memoria RAM. Conectarla es fácil. Para ello solo tienes que aflojar los enganches que hay a ambos lados de cada ranura, y después insertar el chip en el sentido que nos indique el pequeño separador de los contactos. El chip de memoria suele tener una fila de contactos más larga que otra, así que no hay pérdida.

Las ranuras de memoria de una placa suelen estar agrupadas en parejas del mismo color (normalmente hay cuatro o seis). Esto se hace para que no nos equivoquemos al emparejar los chips de memoria. Si hemos comprado dos, ambos tendrán que ir en las ranuras del mismo color. Si son cuatro, serán dos parejas. Cada pareja debe tener la misma capacidad (4GB + 4GB).
A veces hay que aplicar algo de fuerza a la memoria para que entre. Cuando lo haga, solo queda devolver los anclajes laterales a su posición original. Sabrás que está bien conectada porque si no es así sencillamente no podrás cerrar el anclaje.

Segunda parte: Unidades de disco y placa base

Antes de insertar la placa, conviene dejar montadas las diferentes unidades de disco duro, SSD o Blu-Ray que tengamos. La razón es que generalmente hay que insertarlas desde dentro hacia afuera (recuerda retirar las tapas de plástico de la caja), y el disipador nos va a estorbar si tratamos de hacerlo con la placa ya puesta.
Una vez hayamos fijado las unidades de disco (en función de la placa llevan anclajes de plástico o tornillos) procederemos a hacer lo propio con la placa base. la placa se sustenta sobre unos soportes que es donde también se fijan los tornillos. Una vez montada la placa, hay que conectarle los cables de datos SATA de las unidades de disco.

Los “hermosos” cables de la caja

Este grupo de conexiones merecen mención aparte porque son uno de los puntos más tediosos de montar un PC, y sin embargo son imprescindibles. Se trata del grupo de cables que conectan los puertos USB, la entrada de auriculares, las luces LED, o los controles de encendido y reset de la caja. Tienen este aspecto:

Enchufarlos suele ser muy engorroso porque son un manojo de cables muy pequeños que van todos conectados muy cerca unos de otros en un grupo de conectores que no son más que una doble hilera de pequeños alambres. Las pinzas nos serán de mucha ayuda aquí. El número de cables y su ubicación dependen de la cantidad de puertos de la caja y de la propia placa. Lo ideal es fijarse en el manual de instrucciones de la placa y tener paciencia. Este vídeo explica bastante bien cómo se conectan. Está en inglés, pero se entiende perfecto su ubicación, que es lo importante.

Tercera parte: Fuente de alimentación, gráfica y cables de corriente

Ya casi estamos. El último paso es la fuente de alimentación. Lo he dejado para el final porque trabajar con ese componente ya instalado es un engorro por la cantidad de cables que salen de él. No obstante, fíjate bien en su ubicación, porque a veces es inevitable tener que montarlo antes de la placa base. Si es ese el caso, apartad los cables y sujetadlos con una goma o algo de cinta para que no estorben.

Antes de conectar todos los cables de la placa, hay que montar la tarjeta gráfica. Para ello hay que quitar una (o a veces dos) de las tapas de la parte posterior de la caja para que los puertos de la gráfica asomen por detrás. Salvo en las placas base más grandes y potentes, no hay muchas opciones a la hora de situar la tarjeta de vídeo. Colocad la gráfica sobre la ranura que vayáis a usar y el propio componente os indicará que tapa o tapas hay que quitar.
Algunas configuraciones en paralelo como las SLI requieren utilizar dos o más ranuras en la placa. una vez bien conectada, simplemente hay que asegurar la gráfica con un tornillo para que no se mueva. Si la gráfica tiene ventilador integrado es probable que tengáis que conectarla a la placa al igual que hiciste con el ventilador del disipador del chip. Otras veces se alimenta ella sola (como en la imagen).

La fuente se sujeta mediante cuatro tornillos a la parte trasera de la caja, con los cables “derramándose” sobre la placa. Una vez asegurada, toca conectar todos los componentes para que reciban corriente. Cada pieza lleva un cable característico, así que es difícil equivocarse. Los más gruesos son los que alimentan la placa base. Después están los que alimentan las unidades de disco. Las unidades grandes suelen llevar cables Molex de cuatro contactos, pero los nuevos SATA se alimentan con un puerto en forma de L horizontal. Las fuentes de alimentación modernas llevan de los dos tipos. Si por lo que sea no es así necesitarás adaptadores como este:

Adicionalmente, puede que necesites dar corriente a otros componentes como ventiladores o placas con puertos USB adicionales . La placa base tiene puertos de sobra para ello. Simplemente hay que ser minucioso a la hora de revisar que todo esté bien conectado.

El momento mágico: encenderlo todo

Revisa bien que no se quede nada sin conectar, y enchufa el equipo a la corriente, el monitor, teclado y ratón, pero no cierres la caja aún. Quizá tengas que repasar un componente, y volver a abrir la caja es un engorro. Antes del momento mágico de darle al botón de encendido, recuerda encender también la fuente. Suelen tener su propio botón en la parte posterior.
Al principio de este artículo recomendaba tener a mano un ratón y un teclado con cable USB. La razón es que la BIOS no siempre soporta los modernos teclados Bluetooth, y te puedes encontrar con que no tengas manera de interactuar con el PC una vez encendido. Un ratón y un teclado USB baratos o viejos en la caja de herramientas quitan muchos dolores de cabeza.
Si todo ha ido bien, el monitor mostrará la clásica pantalla de fondo negro en la que carga la bios. fíjate bien en que están cargando todos los componentes, sobre todo las unidades de disco. La mayor parte de las veces en las que algo falla es porque estaba mal conectado, y el ramillete de cables de la caja a la placa suelen ser el primer sitio a revisar. El segundo son los cables de los discos duros y la RAM.

El siguiente paso es acceder a la BIOS para cambiar la prioridad de los discos de arranque y “obligar” al PC a que examine antes la unidad Blu-Ray o USB donde tengamos nuestra copia del sistema operativo. Para ello generalmente hay que pulsar DEL o SUPR mientras carga la BIOS. A veces también se usa F8 o F10. El menú de la BIOS suele variar de una placa a otra, pero la parte en la que hay que cambiar la unidad de disco tiene este aspecto:

Si hemos llegado hasta aquí, es porque probablemente todo esté bien conectado. El siguiente paso es instalar el sistema operativo, y para eso os emplazamos a mañana, cuando publiquemos la siguiente entrega de esta guía.

[Vía: gizmodo.com]

Sobre el Autor

ElTecnólogoEM

Técnico en Informática, apasionado y amante de todo lo relacionado con Internet, juegos, consolas, software y las nuevas tecnologías.

Deja un comentario