¿Deberíamos pensar en adquirir un iPhone 6 si tengo un iPhone 5 o 5s?

Todos los propietarios de un iPhone siempre tenemos la misma pregunta cuando una nueva generación del teléfono sale a la venta: ¿Debería renovar mi equipo? Esta vez, los que más se hacen esta pregunta son los propietarios de un iPhone 5, un iPhone 5c o un iPhone 5s.
Todo depende de nuestra economía, por supuesto. Supondremos que estamos buscando la versión libre porque no nos queremos complicar la vida con los famosos contratos de dos años. Y eso significa que la compra del iPhone 6 nos supone un desembolso de al menos 700 dólares.
Despejemos rápidamente una duda: viendo las quejas de lentitud e interfaz de iOS 8 en los iPhone 4S, la renovación del iPhone en ese caso es más que recomendable. Pero con el salto al iPhone 5 la cosa cambia: el dispositivo pasa a tener una pantalla más grande, un rendimiento mayor, y un cambio de diseño que lo hace más delgado y ligero que sus generaciones anteriores.

iOS 8 y iPhone 5 = Cero problemas

Sirva mi caso personal como ejemplo. Tengo un iPhone 5, adquirido en noviembre del 2012. Por lo tanto, se trata de un teléfono que tiene poco mas de 2 años.
Cuando llegó la actualización a iOS 8, teníamos miedo como todos los propietarios de un iPhone 5: que el nuevo sistema ralentizara tanto el terminal que su experiencia de uso se degradara. Pero “por fortuna”, eso sólo ha ocurrido con el iPhone 4S. Mi iPhone 5 se comporta de forma muy decente con iOS 8. Si va más lento, pero es algo difícil de percibir.
No sé si será el mismo caso con el resto de propietarios de esta generación del iPhone (aunque tenemos menos aplicaciones instaladas que la media de personas), pero si debemos meditar en base a lo que hemos visto, no es del todo factible actualizarse de un iPhone 5 a un iPhone 6. Y por lo tanto, si hablamos de un iPhone 5c o un 5s, el rendimiento debería dejar de ser un inconveniente.
Aunque cada persona tiene sus motivaciones: quizás nos compramos el iPhone 5 por su pantalla mayor que la del iPhone 4S y ahora nos interese mucho el iPhone 6 por su cambio de pantalla. Quizás la calidad de la cámara del iPhone 6 es lo que nos atrae, porque tomamos decenas de fotos a diario. O quizás queremos abrazar TouchID ahora que Apple Pay da sus primeros pasos.
En ese caso, adelante. Simplemente debes haber ahorrado, y tener un plan para vender el iPhone 5 que tienes para así amortizarlo (aunque mi caso seria pasarlo de manos). Puedes encargarte de buscar un comprador o adquirirlo con un cambiazo o fidepunto y así reducir el monto inicial del importe del iPhone 6.
Si quieres saber mi opinión personal, no creo que gastar unos 700 dolares en un iPhone 5 para que dure sólo dos años sea la mejor idea. Claro que puedes venderlo y reducir así el gasto de renovación, pero es preferible que sus terminales se aprovechen bien y no caigan en desuso demasiado pronto.
En resumen: Muchos se comprarán un iPhone 6 incluso teniendo un 5s y eso no es nada malo, seguro que sus motivos tendrán. Pero si miramos sólo la faceta del rendimiento, creo que el iPhone 5 todavía puede aguantar sin problemas. Ademas de su compatibilidad con el Apple Watch gracias a que tiene Bluetooth 4.0 LE, así que es como si Apple dijera que el cambio no es obligatorio.

Sobre el Autor

ElTecnólogoEM

Técnico en Informática, apasionado y amante de todo lo relacionado con Internet, juegos, consolas, software y las nuevas tecnologías.

Deja un comentario