Compromenten cuentas del director de la CIA

El pasado mes de octubre la cuenta de correo del director de la CIA se vio comprometida debido a un ataque realizado por un ciberdelincuente. Ahora el director de inteligencia de EEUU, James Clapper, ha sido el nuevo objetivo y, según informa la Web especializada en tecnología Motherboard, el atacante es un joven informático que además es el mismo que decidió hackear el correo electrónico del director de la CIA.

Se trata de un adolescente que pertenece al grupo de hackers llamado Crackers With Attitude y se hace llamar “Cracka”. El joven contactó con la publicación estadounidense para contarles lo que había conseguido y que disponía en su poder de varias cuentas asociadas a Clapper, además de su teléfono fijo y el Yahoo de su mujer. 

Cracka aseguró a Motherboard que estaba seguro de que ni si quiera se dieron cuenta del hackeo. Mientras, la administración estadounidense, afirmó que era cierto lo ocurrido y se excusó diciendo que el ataque se produjo al cambiar los ajustes de configuración, siendo este el motivo por el que el pirata logró desviar las llamadas dirigidas a la residencia del director a una línea registrada a nombre del movimiento por la liberación de Palestina. Además, Cracka, para dar constancia de que su ataque había sido un éxito envío a Motherboard algunos pantallazos de las cuentas que tenía en su poder, así como un historial de llamadas donde aparecía Vonna Heaton, ejecutiva de Ball Aerospace y exejecutiva de la Agencia Geospacial Nacional de los EEUU.Verizon-James-Clapper-Cracka-Motherboard_EDIIMA20160113_0201_18 (1)“Este hackeo es más una obra de ingeniería social que un hackeo real”, así lo afirma un experto de la publicación tecnológica. Cracka dijo que “Solo quería que el Gobierno supiese que la gente no es gilipollas, que la gente sabe lo que están haciendo y no está de acuerdo con ello” terminando con el Hastag  #FreePalestine.

Sobre el Autor

ElTecnólogoEM

Técnico en Informática, apasionado y amante de todo lo relacionado con Internet, juegos, consolas, software y las nuevas tecnologías.

Deja un comentario