Pueden robar tus datos bancarios en solo 1 minutos a través de la internet.


Un estudio llevado a cabo por la compañía Verizon confirma la facilidad de tácticas de phising por la cual un atacante informático puede obtener nuestros datos personales, credenciales bancarias o servicios online en tan sólo 82 segundos. El número de usuarios afectados por estas prácticas sigue creciendo y es muy común de ver en las bandejas de correo electrónico los mensajes para tales fines.

La semana pasada os informamos acerca del aviso lanzado por la Agencia Tributaria y la Policía Nacional referente a un nuevo caso de phising. En esta ocasión, este fraude online trataba de simular un correo electrónico enviado por Hacienda con respecto a un problema en la devolución de la Renta, y mediante el cual se solicitaban diversos datos financieros para tener plena disposición a nuestra tarjeta bancaria.

También en el sector empresarial este tipo de estafas son muy comunes y la compañía Verizon ha determinado que 1 de cada 4 usuarios que recibe un e-mail de phising procederá a abrirlo con el consecuente riesgo para su sistema informático. El robo de credenciales mediante estas técnicas se ha multiplicado en los últimos años y de hecho, en este estudio del que se ha hecho eco la BBC, analizaba 80.000 problemas de seguridad en 2014. Lo llamativo es que tras estudiar todas estas incidencias se ha detectado que únicamente se requiere de 82 segundos para tener acceso a los datos, lo que multiplica exponencialmente el  peligro de esta clase de amenazas de phising.

Extremar la precaución es clave contra el phising

Aunque existen servicios y programas que ayudan a protegernos de estas prácticas, Verizon informa que casi el 50% de los afectados había dado clic en el falso correo electrónico durante la primera hora tras su recepción. Este hecho muestra la necesidad en seguir reforzando la cultura de seguridad informática entre las personas a nivel corporativo y usuario para evitar los perjuicios de comprometer los datos personales.
Lo más útil contra el phising es la detección de estos falsos mensajes. Esto se puede hacer por ejemplo, comprobando la procedencia del correo. Un rápido vistazo a la dirección del remitente puede dar pistas acerca del intento de engaño. La mayoría de estos correos electrónicos tratan de simular el aspecto e imagen corporativa de entidades financieras o gubernamentales. Por ello, es conveniente extremar la precaución ante la solicitud de esta clase de información y tratar de cotejar el envío del correo con el emisor para comprobar su veracidad. Estas acciones ayudan a reducir el porcentaje de afectados de un 25% a apenas un 5%.

Sobre el Autor

ElTecnólogoEM

Técnico en Informática, apasionado y amante de todo lo relacionado con Internet, juegos, consolas, software y las nuevas tecnologías.

Deja un comentario